La marca Apple es una de las más valoradas del mundo. Se ha hecho una imagen basada en el prestigio que ofrecen sus productos, la calidad y el diseño de los mismos y proporcionar a sus usuarios elementos de diferenciación.

Pero una cosa es la imagen que tienen, y otra diferente es la realidad. Y la realidad amigos, es muy distinta a cómo nos lo venden, la realidad es que Apple es la empresa que más censura y que más prácticas monopolísticas hace de la industria. Me atrevería a decir que más que Microsoft.

No hay mes sin noticia, y este mes Apple quiere a los discos duros de terceros fabricantes fuera de los iMac, y a las librerías independientes fuera del iPhone y del iPad.

 

Nadie negará que Apple ha sabido labrarse una reputación como nadie. He visto un anuncio en la televisión, cuyo eslogan era el siguiente: If you don’t have an iPhone, well, you don’t have an iPhone (si no tienes un iphone, bien, no tienes tienes un iPhone). El mensaje que nos transmite el anuncio es que iPhone es algo insustituible, algo único, y que todos los intentos por imitarlo, se quedarán en eso, simples intentos.

Con esta campaña continua, no me extraña que consigan engañar a tanta gente. Apple es hoy todo lo contrario a libertad, Apple es la empresa más restrictiva del mercado, y la que bajo mi punto de vista, la que peor trata a sus clientes.

iFlow es era una librería virtual e independiente que funcionaba como aplicación para iPhone y iPad. Parece ser que al señor Jobs no le gusta que le hagan la competencia dentro de su propio dispositivo, y no quiere que se vendan libros que no pasen por sus manos, con lo que decidió cambiar una cláusula del contrato para impedir el éxito de esta (y otras muchas empresas).

Resulta que hacía poco que la comisión de los libreros (la comisión que en este caso se llevaría iFlow por cada libro vendido) era del 30%. Esto fue una decisión generalizada, para todas las librerías virtuales. Poco tardó Apple en cambiar sus reglas y aprobar una comisión del 30% a las librerías por cada libro. Sí, es lo que estáis pensando. El 70% era para la editorial, y el 30% para iFlow en este caso. Pero después de la norma, ese 30% debía ir íntegro para Apple. Es decir, el margen de beneficios para iFlow se redujo a cero. Fin del negocio.

iFlow ya ha anunciado que cierra.

Pero no nos obcequemos en los iPhone y iPad. Echemos un ojo ahora a lo que pasa con los iMac.

Resulta que los usuarios de iMac, ya no podrán proveerse de discos duros que no sean los oficiales de Apple. Si compramos uno nuevo, porque queremos ampliar la capacidad simplemente, y lo instalamos, el equipo funcionará incorrectamente. Esto lo consiguen instalando un firmware exclusivo y un cable diferente a los cables estándar, que creará problemas. De nada sirve tampoco, instalar un disco del fabricante oficial (ya que Apple no los fabrica, sólo los licencia), si no han pasado previamente por sus manos.

Este tipo de comportamientos, propios de una mentalidad cerrada, autoritaria y discriminatoria, están consiguiendo que Apple sea la empresa que más atenta contra la libertad del usuario.

Comprar un producto de Apple a día de hoy, significa varias cosas:

  1. Subyugarte a los designios y caprichos de una empresa que tiene total control sobre tu dispositivo y las aplicaciones que contiene.
  2. Renunciar a la libertad de mantener y ampliar las capacidades de tu equipo a tu conveniencia, a menos que pase por sus manos.
  3. Pagar un precio artificialmente inflado, sólo por poseer un ordenador con el logo de la manzana podrida mordida.
  4. Aceptar la censura como algo cotidiano, tanto en el uso de aplicaciones como en el acceso a contenidos
  5. Ser controlado por sistemas de monitorización y registro, que Apple podría utilizar para sus fines en cualquier momento.
  6. Perder tu libertad por tener un teléfono móvil, una tableta o un ordenador.

Por admin

Deja una respuesta